domingo, 24 de febrero de 2013

Pequeñas historias de la Historia. Ufones en 1606 ( I )

Inicio aquí una sección de carácter histórico en la que se irán desgranando algunos capítulos relevantes para la microhistoria de Ufones de Aliste.
 
Uno de estos capítulos se refiere a la visita que en el año 1606 realiza el cardenal don Jerónimo del Hoyo, como visitador del arzobispado de Santiago de Compostela.
Como visitador de la diócesis tuvo tiempo de recorrer una multitud de lugares pertenecientes a su jurisdicción eclesiástica. En 1607 plasma por escrito unas Memorias[1] en las que hace una relación de todos estos lugares, en unos casos más extensa y en otros algo más breve.
Uno de los apartados de estas Memorias lo dedica a las Vicarías de Alba y Aliste, como territorios dependientes entonces del arzobispado de Santiago. Jerónimo del Hoyo anota las 82 feligresías (como él denominaba) o parroquias de Alba y Aliste, haciendo una breve descripción de cada una de ellas. El visitador también se entrevista en Zamora, donde solía residir, con el vicario de Alba y Aliste así como con un notario fiscal de este juzgado.

La información de don Jerónimo está relacionada, como no podía ser de otra forma, fundamentalmente con aspectos eclesiásticos (nombre de las parroquias, número de feligreses, misas que se ofician, ermitas existentes, etc.) pero en algunos casos también nos aporta datos complementarios, incluso en ocasiones anecdóticos, como cuando al hacer referencia a la parroquia de San Pedro de Matellanes nos señala… "en el término de este lugar y en esta comarca hay gran cantidad de vivoras y especialmente se crian y hallan en los pies de los carballos, entre matillas que dellos salen, y que por comerlas los puercos es tocino muy sabroso y hay hombre en este dicho lugar que las toma vivas y rebuelbe el braço desnudo sin que les hagan daño"[2]. Nos podemos imaginar la cara de asombro del visitador…tanto como para dejarlo por escrito en las Memorias.
Don Jerónimo también visitó la parroquia de Santa Eulalia en Ufones. No es mucha la información que nos transmite, pero sí de un gran valor. Está escrito en el folio 503v de los manuscritos, y dice lo siguiente:
 
“Sancta Eulalia de Usones, anexo de Alcañiças
Tiene esta iglesia doze feligreses. Los fructos se hazen dos partes, la una lleba el cura y la otra el marqués de Alcañiças y la fabrica las primicias. Hay una hermita de Sancta Leocadia y un humilladero de la Cruz y el cura tiene una misa de obligación entre semana en esta parroquia.”
 
 
En entradas posteriores intentaré explicar más a fondo todos estos datos, de suma importancia debido a su originalidad y la escasez de información que tenemos para este período.



[1] El manuscrito original se encuentra en el Archivo de la Mitra Compostelana: AHDS, legajo 1º, nº167. A mediados del siglo XX se publicó en un libro: Memorias del Arzobispado de Santiago, por el cardenal don Jerónimo del Hoyo. Edición preparada por Ángel Rodríguez y Benito Varela. Santiago de Compostela.
[2] Memorias del Arzobispado…op.cit., p. 543.

2 comentarios:

  1. A mí también me llamó la atención el comentario. Esa obra, por su antiguedad, y por esas "notas al margen" (al margen del tema eclesiástico, quiero decir) es muy interesante para conocer algunos detalles curiosos de la comarca. Aquí vemos que los cerdos (si es que no se está refiriendo al jabalí, que creo que no), en vez de criarse en casa, como en el siglo XX, también andaban por el campo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es una fuente de información muy importante por la singularidad de la misma. Estoy de acuerdo contigo, don Jerónimo haría referencia a los cerdos. De hecho en el Catastro de Ensenada también aparece reflejado este dato y distinguen entre cerdos estabulados y cerdos camperos. Las personas de cierta edad todavía recuerdan en Aliste la cría de cerdos en esta forma, por lo que es probable que estas prácticas se mantuvieron inalteradas durante cientos de años.

      Eliminar